Un comentario en “María Toledo se presenta en la casa de un pipiolo”