Video

Radiolé, La casa de la Pradera

29/05/2018, a las 13:32

Despertar con la muerte de María Dolores Pradera ha sido despertar triste. Con el fallecimiento de la cantante se nos va a todos un trocito de vida y la banda sonora de muchas generaciones. Se apagó “La flor de la canela”, la voz de “Amarraditos”. María Dolores era una de esas mujeres que arropaban escuchándola, La Pradera nos daba calorcito y daba igual lo que cantara.
Quienes la conocimos sabemos de su extrema educación, de su envidiable sentido del humor, de su preparación, de lo amiga que era de sus amigos y, por encima de todo, de lo que amaba su profesión y respetaba a su público.

En la adolescencia empezó a cantar, era cuando los vecinos le gritaban por el patio “¡¡¡esa radio!!!” pensando que era el sonido del aparato receptor el que retumbaba; “mamá, que me dicen que canto como la radio, así que no lo haré tan mal…” contaba la artista.

Sus incursiones en el mundo de la interpretación fueron anecdóticas. El cine y el teatro pasaron rápido por su vida pero nunca lo echó de menos porque “canto en teatros, yo nunca he dejado de interpretar”. Su manera de dar vida a cada canción quedará para la historia.

Con sus inseparables Gemelos recorrió las tablas de medio mundo ganándose el respeto de todos. Con el paso de los años, lejos de caer en el olvido, las nuevas generaciones de artistas han reivindicado constantemente su figura y su repertorio. María Dolores Pradera se convirtió en una de las cantantes que más discos ha vendido dentro y fuera de España.

En los últimos tiempos, ya retirada de la vida social por su avanzada edad y “algunos achaquillos”, María Dolores no había dejado su actividad discográfica y míticos serán ya sus duetos con Carlos Cano, Pasión Vega, Ana Belén, Paloma San Basilio o El Consorcio. Todos ellos se quedarán con nosotros para siempre en la que fue y será su casa, Radiolé.

http://www.radiole.com/2018/quien-le-darias-carnet-pipiolo-dinos-quien-nominado-28118.html

http://www.radiole.com/2018/miguel-poveda-ciclon-emociones-clip-28489.html

Deja tu comentario