Con Mistol… ¡sin grasa!

31/05/2012, a las 08:18

Conchi trabajó en una peluquería y recibió por parte de una clienta muy pija una queja: La clienta decía que no le había lavado bien él pelo. Como venganza se lo lavó con Mistol. Era una clienta prepotente y maleducada.

Como dato: la clienta era soltera pero aparecía en las páginas amarillas como “señora de —–“

2012 31 MAY CONCHI_