Noticia

«Esperando» al nuevo disco de Niña Pastori

19/11/2008, a las 19:03

Niña Pastori ha gestado su último disco de estudio y a su hija Pastora al mismo tiempo, y el resultado lo podremos ver en las primeras semanas de 2009. Un disco “más flamenco, siempre dentro de mi línea», dice la artista, con “tangos, mineras, soleá, bulerías, alegrías, fandangos de Huelva, dos canciones en mi estilo y… Esperando verte», el primer single. Por supuesto, una canción dedicada a su hija recién nacida, que da título al nuevo álbum.

Un nombre muy apropiado que marca un antes y un después en la carrera de la cantaora cañaílla, que regresa a la escena musical flamenca tras tres años de silencio con dos nuevas ilusiones bajo el brazo. «He grabado el disco embarazada y dos meses antes de parir aún estaba metiendo la voz», dice. «La canción Esperando verte está dedicada a mi hija, tiene un rollo setentero muy guapo y, como todo el álbum, un sentimiento que será difícil que vuelva a alcanzar. Cada vez que cantaba, sentía que Pastora se movía. Es un trabajo lleno de ilusión».

Todo queda en familia, y es que los temas han sido compuestos por la propia Niña Pastori y Chaboli, su marido y su productor. Y por supuesto, rodeada de buenos amigos que han aportado su talento, como los guitarristas Diego del Morao, José Miguel Carmona (ex Ketama) y Vicente Amigo. «El disco lo veo chulo, flamenco, hecho con todo el cariño y sencillo de producción», dice la cantante de su álbum.

En 1995, una jovencísima Niña Pastori publica su primer disco, ‘Entre dos puertos’, de la mano de Paco Ortega y Alejandro Sanz. La chiquilla de 17 años nacida en San Fernando revolucionó con este álbum el mundo del flamenco, manteniendo y actualizando la esencia de esta música. Después llegaron otros discos hasta el último, ‘Joyas prestadas’ (2006), donde canta temas de Joan Manuel Serrat, Alejandro Sanz, Maná, Juan Luis Guerra, Antonio Machín o Armando Manzanero. Todos estos álbumes han sido Oro o Platino. Ahora, a principios de 2009, regresa con un álbum del que dice que está “cantado diferente, con el cuerpo lleno de sensaciones”.