Noticia

Fernando Soto homenajea a Lola Flores en “La Niña de la Venta”

18/01/2017, a las 15:04

El artista flamenco Fernando Soto homenajea a Lola Flores en su nuevo espectáculo teatral “La Niña de la Venta”, que se estrenará en una única sesión en el Teatro La Latina de Madrid el próximo Martes 14 de Febrero

El espectáculo La niña de la Venta va dedicado a una genio, a una de las figuras más destacadas de España, a la gran Lola Flores. Está compuesto por 16 temas, donde se incluye los versos que Pemán escribió para ella, recitados en la voz de la propia Faraona, y grandes temas como “Nacer en Jerez” de  Antonio Gallardo, “Morita, mora” de Caracol, “Parapapá” de Lolita y de Antonio González el Pescaílla  “Pan y chocolate”.

Bautizá con manzanilla

y este es mi nombre de Lola.

He nacío pa bailaora

y me llaman en Jerez

la gitana emperaora.

Es un espectáculo hecho desde el corazón, desde el alma, dirigido por el propio artista que ha  cuidado cada uno de los detalles sobre el escenario. Desde el más insignificante, como la copa de vino con la que brinda tras interpretar ‘La niña de la venta’, al más grande, tener presente durante todo el espectáculo una bata de cola de la propia Lola Flores.

¿Qué tiene la zarzamora

que a todas horas

llora que llora por los rincones,

ella que siempre reía

y presumía de que partía los corazones?

Con un elegido repertorio que nace del conocimiento, predilección y admiración que Fernando siente por la Faraona, este espectáculo comienza con un formato minimalista, recordando los orígenes de Lola y va progresando en tiempo y forma desde la intimidad hasta la inmensidad que representó esta inmortal jerezana, de quien se recuerda sus más importantes composiciones.

Dicen que la sangre mora

Me recorre por las venas

Por la noche con la aurora

Me brotan rosas morenas

Este espectáculo de copla y flamenco, con una duración de 90 minutos y acompañado por una orquesta de catorce músicos, realiza un alegato a la importancia que tiene para la música la copla española a ritmo de pasodoble y demuestra que 21 años después de marcharse, Lola Flores, sigue siendo una fuente de inspiración para público y artistas.

LA NIÑA DE LA VENTA – Repertorio de la obra

 

“La niña de la venta” (Acústica)

“La niña de la venta” (Instrumental)

“Cuna cañí”

“Mi sangre mora”

“La zarzamora”

“Temperamento”

“Pena, penita, pena”

“Morita, mora”

“A tu vera”

“Torbellino de colores”

“Los niños de la Gabriela”

“Limosna de amores”

“Torre de arte”

“Parapapá”

“Bulería La Faraona”

“Pan y chocolate”

“Metales de tu voz”

“La niña de la venta”

 

FERNANDO SOTO, UNA NUEVA ESTRELLA EN EL FIRMAMENTO FLAMENCO

 

Nacido en Jerez el 10 de octubre de 1983, cantaor de la familia Soto-Valencia y primo hermano de Antonio Álvarez “Pitingo”, a Fernando Soto el arte flamenco le viene de cuna. Ya desde muy joven comienza a dar sus primeros pasos artísticos en su Jerez natal y muy pronto se afianza en los mejores tablaos de la capital, consiguiendo con su arte los máximos elogios de artistas, aficionados y crítica especializada. Un artista de verdad, de los que nacen muy pocos al cabo del tiempo, cuyo hábitat natural es el directo.

En su primer trabajo discográfico, Fernando ya daba muestras de muy buen gusto. Con gusto a la hora de cantarlo. Con gusto a la hora de interpretarlo. Y con gusto también aunque no lo veamos, a la hora de bailarlo. En su repertorio habitual encontramos ecos de Bambino, de Manolo Caracol y, como no, de Lola Flores. Pero siempre desde su visión personal: compás, afinación y sabor, mucho sabor. Y claro, también sentimiento.  Fernando Soto es puro sentimiento: canta como lo siente. Y lo que es más importante, canta lo que siente.

El homenaje a la Gran Lola comenzaba ya en ese primer álbum, a la que recuerda en un sentido cuplé por bulerías. También se acuerda de Lola en La Bomba Gitana, rumba catalana de la buena en la que Fernando tiene a bien rememorar los típicos trabalenguas de la polifacética artista jerezana, o en Limosna de Amores, la copla de Antonio Quintero, Rafael de León y Manuel Quiroga, que Fernando borda a dúo con su primo Pitingo.