¡EXCLUSIVA! Javier de PECOS: «El Premio Radiolé hace que me vuelva a sentir artista»

03/11/2020, a las 20:00

 

Más sincero y cercano que nunca, Javier de PECOS charla, en exclusiva con Radiolé, después de 43 años de carrera y tras recibir su Premio Radiolé.

¿Con qué canción ha estado regañado toda la vida? ¿Cuáles son sus miedos? ¿Quién evitó que sacara los pies del tiesto? ¿Volverá PECOS?

A continuación, las respuestas de una de las estrellas de la música.

 

 

El fenómeno ‘fan’ en nuestro país vivió su auge con Pecos. Los hermanos Herrero Pozo desataron una auténtica locura en los años 70 y 80. En su ‘Concierto para adolescentes’ nos llenaron de ‘Esperanzas’. Con sus ‘Acordes’ y su voces características lograron vender más de 4 millones y medio de discos.

PECOS forma parte de la historia de la música española y sus grandes éxitos suenan con fuerza en Radiolé. Pero esta historia, lejos de ser pasado, sigue siendo presente y futuro gracias a Javier, que ha sabido reinventarse y mantiene intacta la ilusión del primer día.

 

 

Javier de PECOS acaba de recibir su Premio Radiolé y nos cuenta qué significa para él este reconocimiento.

“Es mi primer premio en solitario. A estas alturas cada vez espero menos. No te lo creerás pero hace que me vuelva a sentir artista. Es una inyección de ilusión increíble, un chute de alegría impresionante. ¡Parezco nuevo después de 43 años de carrera! Tengo la misma ilusión que cuando comencé. Esta profesión me lo ha dado todo, es mi vida. Mi vida gira alrededor de la música y no la concibo sin cantar”.

 

¡Atentos al mensaje que Javier tiene para la familia de Radiolé!

 

Este es un reconocimiento a una carrera que empezaba con Esperanzas’, en 1978,  y que fue número 1 durante cuatro semanas consecutivas.

“De repente estábamos sonando en todas las radios con una canción que compuso mi hermano Pedro con solo 12 años. Estábamos alucinando. Ni en nuestros mejores sueños podíamos imaginar que viviríamos eso”.

 

El camino hacia el éxito no fue precisamente de baldosas amarillas. Javier se sincera y nos habla de sus comienzos.

“Mi madre enviudó con 28 años y tres hijos. Yo tenía por aquel entonces 7 años, Pedro 5 y mi hermano Miguel 7 meses. Ella solo nos dijo que nos lo tomáramos en serio, que esto no fuese pan para hoy y hambre para mañana. Y así lo hicimos, siempre seguimos sus buenos consejos».

 

 

«Hemos tenido nuestros altos y nuestros bajos. Hemos vivido dificultades pero nos hemos sabido rodear de buena gente que nos corregía cuando intentábamos sacar los pies del tiesto”.

 

Y es que tras este boom era muy fácil creérselo…

 

“Rubio, con ojos azules, triunfando aquí y en Europa y América… Imagínate, te podías volver tonto. Recuerdo un súper concierto en el Estadio de Mestalla,  Juan Pardo nos cogió de la pechera y nos dijo: ‘cuando todos estos gritos los convirtáis en aplausos, seréis verdaderas estrellas’. Nunca olvidaré sus palabras. Hemos tenido mucha suerte porque nos hemos rodeado siempre de gente que se ha portado muy bien con nosotros y ha hecho que mantuviéramos los pies en la tierra”.

 

 

Juan Pardo fue el productor de su primer álbum de estudio, Concierto para adolescentes’, que arrasó en las listas de éxitos con temas como ‘Acordes’, vendiendo más de 300.000 discos.

 

 

Con su segundo álbum, Un par de corazones’, en 1979, alcanzaron igualmente un volumen de ventas arrollador. Fue cuando nos regalaron Háblame de ti’, una canción con sabor agridulce para Javier.

“Ese tema y yo hemos estado muchos años regañados. La canción está cantada tan alto que le cogí miedo. Y no podía quitarla del repertorio porque es un éxito que el público quiere escuchar en los conciertos. Cada vez que se acercaba el momento de cantarla me entraban los siete males y pensaba que no iba a llegar al tono. Ahora ya nos hemos reconciliado, pero no hace mucho tiempo”.

Siempre quise cantar como Roger Hodgson de Supertramp y como Jon Roy Anderson de Yes. Los dos tienen una voz aguda y son rubios”. 

 

 

MOMENTO CONFESIONES

 

Javier nos confiesa que, hasta hace muy poco, tenía verdadero pánico a los escenarios.

Me gusta mucho cantar pero tenía miedo atroz a actuar. Minutos antes de empezar solo deseaba que el concierto se cancelase. Lo pasaba muy mal. Una vez empieza el concierto ya no hay quien me baje del escenario, pero los momentos previos eran terribles. Después de 43 años aún no acabo de acostumbrarme”.

“Antes desde el escenario solo veía bultos negros. Ahora ya veo las caras de emoción que provocan mis canciones. Me debo a mi público. El que paguen por verte, no tiene precio”.

El ‘rubio’ de PECOS nos descubre otro de sus secretos mejor guardados.

“He tenido que aprenderme las canciones al empezar en solitario. Solo me sabía mi parte y Pedro la suya. Así ni yo me metía en su parte ni él en la mía”.

La música es una carrera de fondo. Solo llegan a la meta los más tenaces y disciplinados.

“Me sigo preparando como cuando comencé. Todos los días ensayo y canto entero el repertorio de mi show, que dura dos horas y media. No fallo ni un día. Me daría mucha vergüenza no poder cantar mis canciones de toda la vida en la misma tesitura. Hay canciones que grabamos con 17 años y puedo decir que sigo teniendo la misma tesitura. Es un orgullo, pero eso es mucho trabajo y dedicación”.

LA PANDEMIA

 

Seguimos conversamos juntos y compartiendo cómo estamos viviendo estos duros momentos.

Todos los artistas estamos jodidillos, con menos conciertos. Es una pesadilla. Tengo muchos compañeros que lo están pasando muy mal”.

El artista denuncia el abandono que sufre el sector de la música en plena crisis del Covid.

“Durante el confinamiento hemos estado todos los cantantes animando a la gente sin pedir nada a cambio. Sé que es nuestra profesión y todos intentamos hacer más bonita la vida de la gente pero muchos políticos nos han abandonado. Esto parece un patio de colegio mal avenido. Es para castigarlos, es que como sigan así se van a quedar sin votos. Tenemos que arrimar el hombro todos”.

 

¿QUÉ PASÓ CON PECOS?

 

 

Javier nos habla de su evolución artística y de los motivos de la separación de PECOS .

Mi hermano y yo estábamos 24 horas juntos. Él quería hacer unas cosas y yo otras. De 2003 a 2012 estuvimos de gira y eso fue agotador. A Pedro le gusta menos el escenario que a mí. Yo soy del tú a tú. Él quería parar, comer a sus horas y hacer cosas diferentes. Decidimos emprender caminos por separado”.

 

LA GRAN DUDA

 

Y lanzo la pregunta que pasa por la mente de todos sus seguidores incondicionales: ¿Volverá PECOS?

“Nos han querido volver a juntar pero es demasiado pronto. En un futuro me gustaría que despidiésemos al dúo como se merece, con unos cuantos macro conciertos. Nos debemos a nuestro público y creo que por ellos debemos volver”.

Pero eso será en un futuro más lejano. Más inminente es la salida del primer álbum en solitario de Javi, del que ya conocemos dos temas Como la luz del día” y “Sigo aquí”. Muy pronto estrenará nuevo single, un dueto muy especial. El cantante asegura que nos va a encantar, pero se resiste a contarnos quién colaborará con él. Estaremos muy atentos a las novedades de Radiolé.

“Cada disco es un nuevo examen. Quiero transmitir mi propio estilo en solitario y que la gente reconozca rápidamente mis temas solo escuchando los primeros acordes”.

 

SU CANCIÓN PREFERIDA

 

Y aunque «todas las canciones son como hijos  a los que se les quiere por igual«, hay un tema por el que siente debilidad: ‘Que no lastimen a tu corazón’.

“Fue un amor a primera vista que continúa todavía”.

Lo recordamos en Radiolé.

 

CURIOSIDADES…

 

Pocos saben que Salvador Dalí era fan de PECOS y quiso pintarles un retrato.

Estuvimos 4 días con él. Escuchó en la radio el tema ‘Esperanzas’ y le encantó. Nos citó en una suite del Hotel Palace. Fuimos con el productor musical Capi y con mi madre.  Nuestra agenda de conciertos no nos permitió quedarnos más tiempo para que nos pintara. Ahora me arrepiento. ¡Imagínate tener un Dalí!».

«Dalí me dijo el mejor piropo de mi vida: que yo le recordaba a uno de los ángeles que pintó Miguel Ángel en La Capilla Sixtina”.

Hay quien dice que la humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitir a los demás descubrirlas por sí mismos. Yo he podido descubrir, a lo largo de esta charla, sus bonitos valores y su sencillez.

“Soy futbolero, socio del Athletic y siendo un niño iba a los partidos y allí me fijé en un futbolista que me encantó y del que aprendí mucho sin él saberlo. José Eulogio Gárate, nunca se molestaba aunque le pitasen una falta, nunca alzaba la voz ni se enfadaba,  tenía modales exquisitos. Cuando ganaba tampoco hacía aspavientos ni se creía el mejor. Desde pequeño yo sabía que quería ser, como persona, igual que Gárate. Esta persona me marcó. Y aún no lo conozco. Es mi sueño pendiente”.

¡Ojalá se haga realidad! Este y todos sus sueños. Su talento, disciplina, humildad y pasión por la música le han permitido llegar muy lejos. ¡Javi, usa tus alas para seguir volando! 

 

 

 

Deja tu comentario