Noticia

Ha muerto Raffaella Carrá, la italiana más española

05/07/2021, a las 16:48

Raffaella ha muerto, y aun no me lo puedo creer. Nunca pensé que tendría que escribir estas líneas, pero la vida se encarga de darnos bofetadas así. La gran estrella, la italiana más española nos ha dejado a los 78 años de edad, los acababa de cumplir el pasado 18 de junio, y estaba enferma, aunque su estado de salud nunca trascendió. Ha sido Sergio Japino, su último compañero sentimental y realizador de sus programas televisivos, el encargado de hacer pública la fatal noticia, «Raffaella nos ha dejado, se ha ido a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible sonrisa y su extraordinario talento brillarán para siempre». Esas han sido las palabras con las que Japino comunicaba al mundo la triste noticia.

Raffaella Carrá era uno de esos personajes que formarán parte para siempre de nuestra memoria. Era fácil quererla y admirarla. España entera lo hizo gracias a los primeros programas de «La hora de Raffaella Carrá» en Televisión Española. Era 1976 y las artistas de la época no la recibieron precisamente con los brazos abiertos, solo Lola Flores apoyó a la italiana en su primera incursión en la pequeña pantalla nacional.

 

En los años 60 Raffaella dijo «no» a Hollywood y dejó plantado al mismísimo Frank Sinatra para hacer su propia carrera y convertirse en más que un icono. La Carrá revolucionó el star system europeo con una forma distinta de hacer entretenimiento, primero con sus discos y después con la televisión. Su etapa de mayor reconocimiento en España llegó en la década de los 90 gracias al mítico «Hola, Raffaella», un programa que nació como una apuesta veraniega para cubrir el hueco que «Un, dos, tres» dejaba en la parrilla televisiva y que supuso su consagración como monstruo de la comunicación. Los diez programas acordados en un principio se prolongaron durante tres temporadas de imparable éxito.

La Carrá simbolizaba como nadie la alegría de vivir, esa que transmitía con su sonrisa y sus canciones. Raffaella era una mujer divertida, espontánea, solidaria, entrañable y extremadamente escrupulosa en su trabajo. Nunca pudo cumplir su sueño de ser madre, pero ha dejado huérfanos a millones de fans en todo el mundo.

Nunca te olvidaré, y prometo escribir más cosas sobre ti, pero hoy el corazón me explota de dolor.  Adiós, Raffaella.

 

MÁS SOBRE:

Deja tu comentario