Audio

Muere Juan Peña «El Lebrijano»

13/07/2016, a las 10:40

Se ha ido el último genio del cante de oro

El maestro ha fallecido en su casa, en Sevilla. Tenía 75 años. Fue operado hace una semana del corazón, pero no ha logrado recuperarse de la dolencia cardiaca, según han informado fuentes del Ayuntamiento de Lebrija.

Revolucionó el flamenco clásico con obras tan legendarias como Persecución o La palabra de dios a un gitano.

Juan Peña El Lebrijano pasará a la historia como uno de los cantaores más importantes de todos los tiempos, precursor de la fusión del flamenco con otras músicas y disciplinas artísticas.

La capilla ardiente se abrirá en el teatro Juan Bernabé de Lebrija.

El mejor homenaje que Radiole.com puede hacer a El Lebrijano es recordar una de las entrevistas que nos concedió. Miguel Angel Fernández le entrevistaba para el programa SON DE LA TRIBU en 2004

Parte 1

Parte 2

Te ofrecemos la entrevista en La Ventana al cantaor en 2008 con motivo de la publicación de su disco «Cuando el Lebrijano canta, se moja el agua«, con temas basados en textos de Gabriel Garcia Márzquez. Interviene en la entrevista Javier Cansado

* ¡Qué combinación tan curiosa, flamenco y literatura colombiana!

Ha sido un poco raro, sí, pero echándole tiempo, amor y cariño, ha salido.

* Cansado: ¿Pero se puede cantar prosa?

Hombre, es la primera vez que se canta prosa, poero es como todo, una vez que haces un cesto, haces cientos.

* ¿Cómo ha sido este tiempo?

Empecé lo de don Grabiel (sic, por Gabriel, que dice incorrectamente durante toda la entrevista) hace dos años y ha sido una labor de mucho tiempo, porque la prosa no me entraba por ninguna forma, no encontraba el texto, y tiraba el libreto y lo volvía a coger, y así hasta que por fin me dí cuenta de que no era la medida normal, y que tenía que buscar otra anormal, pero bueno, al final dí con la tecla y claro, dí con la tecla por mis experiencias anteriores con los árabes, que no miden igual que nosotros. Nosotros medimos tres por cuatro o cuatro por cuatro, y ellos miden, siete, cuatro y medio, nueve, nueve y medio, once… Y claro, como he tenido tanta vinculación desde el año 80 con la música andalusí pues tuve que acordarme de los árabes y allí encontré el camino de hacer la prosa.

* Me han dicho que el título se lo dedicó García Márquez en uno de sus encuentros durante más de veinte años.

En una de las veces que estuve con él, terminé de cantarle, y había una amiga común, y yo no la había visto, y me escribió «Cuando El Lebrijano canta, se moja el agua» y lo trajo, y me dice mi amiga: toma, que esto me lo ha dado don Gabriel para tí. Y yo me quedé, madre mía, ¿qué me ha hecho este hombre? Así que poco a poco me fui para él y le dije: no sé qué decirle a usted, y el, cariñosamente, me dio un tortacillo en la cara, y me dijo: pues no digas nada, hijo mío, como diciendo: anda, que eres muy torpe, tú canta y no te metas en problemas, mi alma. Y ésa es la historia de la frase que me escribió, que la tengo enmarcada, como es lógico, y es lo más grande que me ha podido pasar en el mundo.

* ¿Eso fue en una de esas reuniones en las que González era anfitrión?

En casa de la hermana, Felipe estaba entonces dse presidente y le costaba más trabajo dejar la Moncloa por Sevilla. Con Felipe estuve muchas veces en la Moncloa cantándole, pero en esta ocasión fue aquí, y venía casi dos veces al año don Gabriel, en primavera, por la Feria de Sevilla, y al final del verano, y siempre le daban Lola y Paco Palomino una magnífica cena y siempre éramos una reunión de amigos, y como amigo, yo le cantaba, siempre traía mi guitarrita… y echábamos un rato muy lindo porque Lola es una anfitriona estupenda y guisa estupendamente y en un patio que había, un patio muy sevillano, con naranjos y flores.

* Cansado: ¿García Márquez también cantaba?

No, sabía escuchar muy bien. Cuando tuve más roce con él, me preguntaba, y a mí me daba mucho corte, me preguntaba por el flamenco y yo le contaba cosas y se quedó muy sorprendido porque yo estuve en la India con Indira Gandhi, yo he leído mucho a Tagore, y de tanto leerlo, le canté dos o tres cosas, y se quedó muy sorprendido porque no sabía de quién era lo que estaba cantando, y cuando me preguntó, yo creí que se estaba quedando conmigo. Ya sabes cómo escribe Tagore, tan bonito, tan lejos y tan cerca a la vez.

* ¿Y esas reuniones en Moncloa con Felipe cómo eran? También muy agradables. Había veces que él, con su magnífica carga que llevaba de ser presidente, creo que eso cuesta mucho trabajo, alguna que otra vez Lola y tal decían: vamos a la Moncloa, que está Felipe un poco agobiado de cosas e íbamos y echábamos un rato para despejarlo y crearle buen ambiente. Felipe escuchaba, hacía fotos, era un buen anfitrión, porque hablaba mucho con nosotros, y en fin, don Felipe era una persona muy agradable de estar con él todo el rato que podíamos.

* Suena la canción que ilustra el cuento «La increíble y triste historia de Cándida Heréndida y de su abuela desalmada».

* Cansado: El productor es su sobrino.

Han sido los dos productores, los dos hermanos. Ya sabe que David es como un genio, y Pedro es un guitarrista que siempre viene conmigo, tiene un sentido de la música extraordinario, y como productor ha terminado con una obra fantástica.

* Cansado: ¿Qué dijeron de su idea de grabar textos de García Márquez?

Ellos no sabían lo que iban a grabar, yo me metí en el estudio, pero yo sabía la capacidad musical que tenían ellos. Fue cuando llegué al estudio y les dije: esto, y me dicen: ¿otra vez, tío? ¿tú nunca puedes hacer las cosas normales? Y digo: niño, no me entrego yo a hacer las cosas normales, es que me salen, hijo mío.

* En los últimos años la salud no le ha acompañado.

He estado con una anemia que no sabía nadie por dónde me venía, y al final, después de dos años luchando, poco a poco, porque las fuerzas me iban faltando cada vez más, pero no podía decir eso, porque eso era quitarme contratos y no poder seguir cantando, solamente lo sabía mi mujer y mis hijos, pero al final hablé con ellos y les dije: esto se ha acabado, no puedo seguir cantando, e hice el disco ya porque era una cuestión de amor a don Gabriel, y de amor propio por mí mismo, que tenía que hacerlo y me metí, y justamente terminando, había diez textos, y el último no pude hacerlo, y mi sobrino me dijo: déjalo. Tuve que derrotarme, dije: no puedo seguir. Y justamente metí voz el miércoles de Feria y el sábado estuve en la clínica, porque empezó con un ataque de apendicitis, y claro, fue lo que me provocó una úlcera en el colon, una tripa que se inflamaba y cuando se inflamaba, soltaba sangre, y daba la casualidad de que cada vez que me hacían analíticas, no me veían, me metían en el TAC y no veían nada, y al tocar en el ciego, ahí es donde dio la cara, y menos mal, porque si no, me hubiese muerto.

* Ha sido siempre un gitano atípico.

Empezando por ser rubio de ojos azules. Soy un gitano atípico, pero a mí lo que me gustaría es que todos los gitanos de España mandaran a los niños a su colegio y fueran todos como a mí me gustaría, ejemplares. * ¿No le da pena la persecución contra los gitanos en Italia? Me da mucha rabia, porque parece que esamos otra vez en el Holocausto. Ya bastante nos hicieron daño en Polonia, que mataron a 30.000 en una noche, y no tenían balas y cogían a los niños por los pies y los destrozaban. Eso es doloroso, es muy fuerte para una persona que.. yo he cantado la persecución, y otra vez volver a una aventura como la que está pasando es triste. Creo que, si ya con lo que hemos tenido, ya tenemos bastante, yo tenía la esperanza de que esto jamás pudiera ocurrir más, y no tengo palabras como para que el señor Berlusconi, digo señor porque no hay otra forma de expresarse, ahora tenga otra pragmática contra los gitanos. Ya la hicieron los Reyes Católicos en Medina del Campo. Ya está bien. Y además, no tiene sentido. El mundo ya se ha abierto, y todo lo que está ocurriendo no es más que producto del hambre por otros lados, y yo estoy en contra de que se maltrate a nadie. Que se abran las fronteras, creo que es una utopía lo que pienso, pero alguien tiene que decir algo y somos nosotros los artistas y ustedes, los periodistas, los únicos que tenemos fuerza para poder hacer algo.

* ¿Ha escuchando el disco García Márquez?

Pienso que sí, porque resulta que se lo mandamos, pero no pudo entrar porque, don Gabriel en México, lleva 30 personas con él para que nadie lo rodee. Yo he estado con él en México, y eso es mucho más que un presidente y que cualquier persona importante en el mundo. Le mandamos una caja y vino devuelva porque el señor que está al cuidado de la urbanización no quiso cogerla. Al final, encontramos que era un amigo del chófer y se la dimos, y con una carta mía y diciéndole que lo he hecho lo mejor posible y con mucho cariño. Me tendrá que contestar.

* Cansado: ¿Entiende él de flamenco?

Una persona como ésa no tiene por qué saber de palos. Entiende la sensibilidad con que uno canta y con eso es suficiente. Él no me hablaba de palos, me decía que cómo era ese cante, yo le hablaba de la raza, de mi familia, que era una familia cantaora por todos lados, y que era algo que se traía en la sangre. * Con tal familia, estaba marcado. Ciertamente, el destino me tenía previsto ser artista.

* Suena la canción «El coronel no tiene quién le escriba».

Me gusta porque él no tiene quién le escriba, pero yo sí tengo quién le cante.

Canal Andalucia Flamenco subió hace unos meses a su canal de Youtube este reportaje sobre El Lebrijano

Participan María «La Perrata», Pedro Peña, Matilde Coral, Félix Grande y David Peña Dorantes.